25 de febrero de 2014

El calor o la calor


La palabra Calor viene del Latín masculino calor y según el diccionario DRAE también se usa como femenino, por lo tanto puede ser el calor o la calor
Para entender esta ambigüedad revisamos la Nueva gramática básica de la lengua española del 2011, que dice que algunos nombres o sustantivos son propios de algunas regiones geográficas, así como de ciertos registros y niveles de lengua. 
Eso quiere decir que si bien el sustantivo calor es masculino mayoritariamente por su uso, en algunas regiones se emplea la calor, forma femenina que no pertenece al español estándar. Es importante entender que aunque no pertenezca a este español estándar no quiere decir que sea incorrecto su uso y tampoco que se debe evitar. 

Recordemos que una lengua es una "unidad relativa" porque dentro de ésta se dan normas, distintos usos recurrentes, que identifican a distintos grupos hablantes de esa lengua, esos distintos usos de la lengua que son recurrentes, identifican a esos grupos hablantes.

Se debe tener en cuenta que los rasgos del habla identifican la procedencia geográfica llamadas variaciones diatópicas, el nivel social llamado variaciones diastráticas e incluso las variadas circunstancias que vive el hablante que se llaman variaciones diafásicas. Todo lo anterior nos hace reconocernos  como miembros de un determinado grupo, que nos adopta a hablar e identificarnos con nuestra comunidad lingüística.
Sinembargo, por significación la palabra calor es masculina y se debe en lo posible usar en el lenguaje estándar, pero siempre hay que recordar que ésta también es utilizada en ciertos grupos lingüísticos, sin que ello haga que sea un vulgarismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, es importante para nosotros.